Español | English | Português

Nuestros Negocios / Agricultura - Leche

Somos una de las compañías más importantes de productos lácteos de la Argentina, con 6,500 vacas de ordeñe y una producción anual de más de 80 millones de litros. Hemos liderado el cambio de paradigma de Sudamérica, a través de nuestros tambos estabulados (Free-Stall)

 

Nuestra operación lechera consiste en dos tambos estabulados con tecnología de última generación y una capacidad total de 6.500 vacas en ordeñe. Nuestros tambos están situados en la pampa húmeda Argentina, donde la alimentación de las vacas (cereales, oleaginosas y forrajeras) puede ser producida en abundancia y a un bajo costo. Además, el clima y las condiciones sanitarias son óptimas para la comodidad de las vacas, lo que mejora la productividad, tasas de reproducción y la calidad de la leche.

 

Comenzamos la construcción de nuestro primer tambo estabulado en la Argentina en el año 2007, siendo el primero de su tipo en Sudamérica. Esta nueva tecnología mejora los niveles de productividad y permite la producción de leche a gran escala con un elevado nivel de estandarización. Las vacas de ordeñe son alojadas dentro de establos de importantes dimensiones en las cuales se mueven libremente y son alimentadas según un óptimo balance nutricional compuesto de granos y forrajes conservados. Además son ordeñadas tres veces al día, utilizando un mecanismo de ordeñe que consiste en una plataforma giratoria de 80 posiciones, que permite ordeñar un promedio de 500 vacas por hora.

 

La mayor ventaja que tiene el tambo estabulado es que permite la optimización de nuestros recursos: tierras, vacas y capital. Al eliminar el sistema de pastoreo, reducimos la cantidad de tierra utilizada para la producción de leche, lo que libera más tierra para nuestras actividades agrícolas y el desarrollo del suelo. Además, las vacas en el tambo estabulado producen hasta 10 litros más por día que en el sistema pastoril. Esto se debe a las diversas condiciones de confort y manejo, sumado a una oferta estable de alimentos de altísima calidad, que dan como resultado una eficiencia de conversión de comida en leche un 50% superior que en los sistemas pastoriles.

 

Para asegurar condiciones máximas de confort, los galpones están equipados con (i) cubículos de arena que se mantiene limpia y seca, para que las vacas puedan recostarse y tener el mayor confort posible; (ii) abundante agua a disposición; (iii) una constante limpieza de los pasillos donde circulan las vacas para mantener las mejores condiciones saludables; y (iv) un sistema de enfriamiento con ventiladores y aspersores de agua para reducir el calor en verano.

 

Finalmente, la concentración geográfica permite una administración mucho más efectiva, además de la especialización de determinadas tareas. En línea con nuestra visión de sustentabilidad, el sistema del tambo estabulado nos permite hacer un uso estratégico y dosificado de los efluentes como bio-fertilizantes. Luego de tratarlos y clasificarlos, logramos aportar materia orgánica y nutrientes al suelo aumentando así la producción tanto de forrajes como de granos.

 

Al haber comprobado el éxito de nuestro modelo, construimos un segundo tambo estabulado en el año 2011 lo cual nos permitió convertirnos en un eficiente productor de leche a gran escala y optimizar el uso de nuestros recursos (tierras, ganado y capital) a través de la estandarización de los procesos. Trabajamos constantemente en el progreso genético del rodeo y nuevas tecnologías aplicadas a la nutrición, salud y bienestar  de las vacas. Esto nos permite seguir creciendo y maximizando la producción y la eficiencia.




Notas de Prensa